El vídeo compartido por Kate Midleton el pasado viernes 22 de marzo es ya una de las publicaciones con más visitas de la cuenta de Instagram de los príncipes de Gales, no en vano en él desveló que padece un cáncer del que se está tratando con quimioterapia preventiva. La mujer del príncipe Guillermo necesitó apenas unos segundos para poner punto final a los muchos rumores que habían surgido en torno a su desaparición mediática y, aunque las aguas se han calmado bastante, pues la prensa británica le ha otorgado la privacidad que pedía, aún quedaba en el aire una incógnita: ¿por qué lo hizo justo en ese momento?

El encargado de resolver el misterio ha sido el medio anglosajón Daily Mail, que en su versión digital asegura a través de una exclusiva que Kate se vio forzada a revelar su enfermedad tras descubrir que alguien conocía el problema de salud. Según la información compartida por el tabloide, esta persona se habría puesto en contacto con el palacio de Kensington, dejando a la institución sin otra opción que dar un paso al frente, pues no querían que la información se hiciera pública por otros lados.

Sin concretar si esta llamada fue un aviso o un chantaje, Daily Mail añade que tampoco está claro de donde consiguió esta persona la información, pero bien podría provenir de The London Clinic, el hospital donde la princesa fue intervenida y es que se registró un intento de hackeo para recabar la información de su operación.


 
 

POST GALLERY