Por Jonathan Spicer y Can Sezer

ESTAMBUL, (Reuters) - Con cerca de 100 barcos cargados de grano que se acercan al horizonte de Estambul, el responsable de la ONU que supervisa las exportaciones desde Ucrania pide a Rusia y a otras partes que pongan fin a las inspecciones "exhaustivas" de los barcos que salen para aliviar el retraso.

Ucrania ha exportado más de 6,8 millones de toneladas de grano y otros alimentos, aproximadamente un tercio de su almacenamiento, desde que se abrió en julio un corredor marítimo desde el país devastado por la guerra.

La ONU dice que el acuerdo de paso seguro firmado por Moscú y Kiev alivió la crisis alimentaria mundial. Sin embargo, a medida que se han ido sumando más cargadores, el puñado de equipos que inspeccionan la carga y la tripulación que transita por aguas turcas ha empezado a quedarse atrás, dejando a decenas de petroleros anclados en el mar de Mármara.

Amir Abdulla, coordinador de la ONU para la Iniciativa de Granos del mar Negro, dijo que había propuesto controles más rápidos y específicos de los barcos que llegan de los puertos ucranianos.

Las cuatro partes del acuerdo —Rusia, Ucrania y los intermediarios Turquía y Naciones Unidas— están negociando actualmente una posible prórroga y ampliación más allá de la fecha límite del 19 de noviembre.

"Tendrá que haber un cambio y espero que podamos negociar una forma mejor de hacer (las inspecciones)" como parte de esas conversaciones, dijo Abdulla a Reuters en una entrevista en el Centro de Coordinación Conjunta (CCC) de las cuatro partes en Estambul.

El lunes, 97 barcos que salían con unos 2,1 millones de toneladas de carga estaban a la espera de inspecciones, y uno de ellos llevaba 35 días retenido, según un análisis de Reuters. Incluyendo los que regresan vacíos a Ucrania, el CCC dijo que el retraso era de 120 la semana pasada.

"Tiene que haber un control, pero ese control no tiene por qué ser una inspección en toda regla", dijo Abdulla, que añadió: "He sugerido... tal vez un control puntual o un control de buques concretos".

Los retrasos empeoraron a partir de mediados de septiembre, y los tiempos de espera para las inspecciones se duplicaron hasta llegar a unos 10 días el 21 de septiembre, según el análisis de Reuters. Alrededor del 70% de los buques que partieron de Ucrania después de esa fecha seguían esperando las inspecciones.

El Kremlin y el Ministerio de Defensa ruso no respondieron a las solicitudes de comentarios sobre el ajuste de las inspecciones.

(Información de Jonathan Spicer y Can Sezer; información adicional de Mehmet Caliskan en Estambul y Pavel Polityuk en Kiev; editado en español por Flora Gómez)


 
 

POST GALLERY