Washington (EFE).- Cadillac, la marca de lujo de General Motors (GM), lanzará en 2024 un vehículo eléctrico de lujo extremo hecho a mano y denominado Celestiq que tendrá un precio inicial de al menos 300.000 dólares.

Cadillac afirmó que el Celestiq será el vehículo más avanzado tecnológicamente de la historia de la compañía con el objetivo de volver a colocar la marca como el «paradigma del mundo» del automóvil.

Cada unidad del Celestiq será construida a mano y por encargo, lo que hará cada vehículo único, con «niveles sin precedentes de personalización ajustados para reflejar los gustos del propietario».

El Celestiq permitirá a Cadillac competir con marcas de lujo extremo europeas como Rolls Royce y Bentley. La compañía estadounidense planea producir un máximo de dos unidades por día laboral a partir de diciembre de 2023.

El vicepresidente de Cadillac, Rory Harvey, declaró en un comunicado que «Celestiq es la expresión más pura de Cadillac» y añadió que es «una obra de arte automovilístico totalmente hecha a medida, construida en torno a la tecnología más avanzada e innovadora».

En el pasado, Cadillac ya fabricó vehículos de lujo a mano, como el V16 Aerodynamic Coupe 1936 y Eldorado Brougham 1957.

El vehículo cuenta con 115 partes producidas con impresoras 3D y estará equipado con un sistema de propulsión eléctrico compuesto por una batería de 111 kWh y 2 motores para ofrecer tracción a las 4 ruedas.

El sistema generará unos 600 caballos de potencia, lo que le permitirá acelerar de 0 a 100 kilómetros por hora en 3,8 segundos, y tendrá una autonomía de alrededor de 483 kilómetros.

Celestiq incluirá suspensión de aire, giro de hasta 3,5 grados de las ruedas traseras en la dirección opuesta al tren delantero, para mejorar su capacidad de maniobraba a bajas velocidades, y control magnético de la suspensión.

Además, el Celestiq estará equipado con Ultra Cruise, el sistema avanzado de Cadillac de ayuda a la conducción que permite cierto grado de conducción autónoma.

Cadillac señaló que el vehículo estará preparado para el futuro crecimiento de la tecnología de conducción autónoma gracias a actualizaciones del software que se realizarán sin necesidad de que ese coche pase por los concesionarios de la marca.

 


 
 

POST GALLERY